8 de junio de 2009

El Compost: Una forma de aprovechar los residuos orgánicos

¿Qué es? El compost es un abono orgánico que se obtiene de la descomposición de materia vegetal o desechos orgánicos. El compost se usa en agricultura y jardinería como mejora para el suelo (aunque también se usa en paisajismo, control de la erosión, recubrimientos y recuperación de suelos). El compost mejora la estructura del suelo, incrementa la cantidad de materia orgánica y proporciona nutrientes, mayormente macronutrientes como el nitrógeno, potasio y fósforo.
Además de su utilidad directa, el compost implica una solución estratégica y ambientalmente aceptable a la problemática planteada por las grandes concentraciones urbanas (y sus residuos sólidos orgánicos domésticos) y las explotaciones agrícolas, forestales y ganaderas, cuyos residuos orgánicos deben ser tratados. El compostaje es una tecnología alternativa a otras que no siempre son respetuosas de los recursos naturales y el medio ambiente y que además tienen un costo elevado. (Wikipedia)
De esta manera que si tienes un jardín, huerta familiar o plantas que cuidar puedes sustituir los fertilizantes y productos químicos, y aprovechar los desechos de alimentos para proporcionar los nutrientes que tus plantas, tu jardín y tu huerto requieren.


¿Qué necesito? En este caso te menciono como realizar un compost con productos orgánicos de origen vegetal. Para ello necesitarás restos de frutas y verduras, cáscaras de huevo trituradas, cipe de café y té, aserrín y cenizas de madera natural (sin pintura o barniz), restos de poda triturados, flores, hojas y plantas verdes o secas, entre otros desperdicios.

¿Qué no debes agregar? Pescados, carnes o huesos, residuos de comida frita o grasienta, plantas enfermas, frutas o verduras dañadas, estiércol de animales domésticos, cenizas de cigarrillo o tabaco, residuos químicos y en general nada que aporte poco o nada de nutrientes y que pueda infectar con alguna enfermedad la preparación, recuerda que todo esto lo absorberán tus plantas y si ellas son para tu consumo puedes enfermarte también.

¿Cómo se prepara? En Wikipedia encontré la siguiente información sobre el proceso de elaboración del compost:
Realmente, sólo se necesita un compostador, o bien un rincón alejado de la vivienda y de los vecinos, donde almacenar los desechos; no tiene por qué ser excesivamente grande, con un metro cuadrado de terreno es suficiente. Un aireador también vendrá bien para remover de vez en cuando la mezcla; tampoco está de más disponer de una biotrituradora para trocear los residuos más grandes y duros. Finalmente una criba permitirá conseguir un compost más fino y separar los materiales más gruesos como las ramas o las piñas. Este es el paso a paso para realizar el compost:
1. Hazte con un compostador: aunque puedas fabricar compost en una pila, como siempre se ha hecho, si usas un compostador podrás disponer de él mucho antes. Generalmente de plástico reciclable, no son más que contenedores (de 300 a 2000 litros de capacidad) para almacenar los desechos que se quieren convertir en humus. En ellos el compost está resguardado de las inclemencias del tiempo, no se reseca ni se humedece en exceso, y no exige ninguna atención especial.
2. Coloca el compostador en un lugar llano y en semisombra: la ubicación es clave para el correcto funcionamiento del compostador. Debe estar en un sitio llano, protegido del viento, y siempre en contacto directo con la tierra para que los microorganismos alcancen los residuos depositados en el interior y para que drene el agua sobrante. No debe recibir demasiado sol para evitar tener que regarlo a menudo.
3. Introduce los restos de poda, césped...Para conseguir un compost equilibrado y de calidad tienes que utilizar tanto restos húmedos (césped recién cortado, hojas verdes, plantas del huerto o del jardín, residuos de la cocina), como secos (hojas secas, serrín de madera natural, ramas de árboles trituradas, piñas). Lo mejor es incorporar 3 partes de restos húmedos por cada una de secos. Y recuerda que el proceso será más rápido si todos estos restos están troceados en pequeños fragmentos.
4. Mezcla todos los materiales: para que el compost se haga lo antes posible hay que mezclar todos los materiales que se van depositando. Colócalos en capas, alternando los residuos verdes y los secos, y con ayuda de un palo ve revolviéndolos. Esto no quiere decir que tengas que removerlo a diario, pero cada vez que añadas cantidades importantes de un mismo material. Si no, bastará con que lo hagas una vez a la semana. Deberás humedecerlo con moderación si la zona en la que vives es seca. Existen productos aceleradores naturales, especialmente útiles en invierno cuando las temperaturas son bajas.
5. En 4 ó 6 meses podrás utilizarlos. Según el tipo de materiales utilizados, el compost tardará más o menos tiempo en madurar. Hay restos que se deshacen en unos días; en cambio otros tardan meses. Para saber si el compost está maduro coge un puñado con las manos y comprueba que desprende un agradable olor a fertilidad y su color es negro o marrón oscuro y apenas mancha. Si estuviese excesivamente húmedo añade restos secos y déjalo unos días más.

Un método más simple: Ahora bien, en mi caso particular, no dispongo de mucho espacio, así que el compost lo preparo en macetas un poco profundas con agujeros al fondo para que drene el exceso de agua, y para acelerar un poco el proceso los desechos los licúo con un poco de agua, pero no demasiada, y luego lo mezclo con un poco de tierra seca, así cada vez que se va generando desechos los voy agregando licuados y triturados a la mezcla anterior, cuando se a llenado la maceta no le agrego más desechos y sólo lo remuevo de vez en cuando, y en dos meses aproximadamente tengo mi compost listo para usar.

Importante: Lo más importante de esta práctica es que nos permite darle utilidad a los desechos que se generan en casa, y así reducimos considerablemente la cantidad de basura que desechamos directo a los contenedores y para la que muchas veces usamos bolsas plásticas, material que tarda bastante en descomponerse y causa daño al medio ambiente. Igualmente al usar compost en lugar de fertilizantes y productos químicos, obtenemos una cosecha más sana y disminuimos el daño al medio ambiente.

2 comentarios:

joseperezleal dijo...

Saludos, desde Venezuela
Soy profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela en el Programa de Formación de Grado Gestión Ambiental y estamos poniendo en práctica, conjuntamente con las comunidades, las técnicas de elaboración y utilización de compost para la recuperación de espación urbanos, jardines de plazas, áreas verdes y sitios públicos, aun estamos en una etapa de inicio y nos gustaría compartir experiencias con comunidades y grupos ambientalistas que estén trabajando en experiencias similares,...., este artículo no has servido de invalorable ayuda

Judith Mosqueda dijo...

Que bueno, yo también me encuentro en Venezuela, y me alegramucho escuchar que este tipo de acciones se esten implementando en mi país... de verdad que estoy muy orgullosa y me alegra que esta publicación les haya sido de utilidad. saludos